viernes, 10 de junio de 2011

Estudiar, ¿aburrido?

Generalmente se piensa que estudiar es aburrido y, en realidad, no tiene por qué serlo. El gran desafío es lograr que una clase sea una experiencia divertida para mantener la motivación, amena para que los alumnos tengan ganas de participar, y agradable para favorecer la emoción asociada al aprendizaje y así aumentar la memoria. Para mayor información, leer El Desafío
 
Atmósfera relajada

En esta receta no hay ingredientes exactos pero no pueden faltar dinamismo, diversidad, movimiento, entretenimiento y una pizca, aunque sea, de cultura para alcanzar una meta seria:
                                                        aprender nuestra lengua.

Existen cientos de juegos que conocemos y podemos adaptar para enseñar.

No es lo mismo practicar los números escribiéndolos ochenta veces o recitándolos en orden que jugar a la generala.

Enseñar la diferencia entre el pretérito perfecto simple e imperfecto del indicativo a un inglés puede resultar más que difícil, ¿por qué no jugar a las cartas? (No sé si se acuerdan a qué me refiero con esos términos… “Seguro que algunos de Uds. se lo preguntaron, mientras yo los mencionaba”.



Hay personas que piensan que jugar es una pérdida de tiempo. Pero, ¿qué están haciendo los estudiantes al jugar con las cartas incluidas en el libro para tal efecto, por ejemplo? Armando oraciones sin pensar que están estudiando VERBOS. 

El juego nos incita a usar la lengua con un fin distinto al de la práctica por sí misma. Atrapa el interés tan naturalmente que los estudiantes se esfuerzan más en concentrarse y retener estructuras porque quieren ganar.

Tomemos otro ejemplo. Memorizar antónimos estudiándolos de una lista es aburrido y poco prometedor. Ahora, si utilizamos un juego tan simple como el memory, es otra historia.  Además, extendemos la memoria a corto plazo y sentamos las bases de la memoria a largo plazo.

Atención

Tampoco es lo mismo tratar de ordenar las palabras de una oración escritas en un libro que utilizar tarjetas que podemos manipular, probando diferentes posiciones hasta encontrar la correcta.

             Miren lo que pasó en unas Jornadas de la Asociación de Profesores de Inglés de la Zona Andina y Línea Sur  en Bariloche.

Rol activo
 
Les propuse a los participantes ordenar oraciones referidas a los procesos de aprendizaje según Piaget. Ellos conocen la lengua. Les hice trampas para que experimentaran lo que siente un estudiante al enfrentarse con esta tarea.

Cooperación
Fíjense esas caras de concentración. Una profesora se lamentó: “¡Pobres mis alumnos!”. Al preguntar si se daban por vencidos con alguna de las oraciones, otra dijo: “Ah, no. Lo tengo que poder hacer”.

          Era su desafío. Sólo necesitaba más tiempo. 


Feedback inmediato


Lo más importante era que tomaran conciencia de la posible frustración que pueden causar al estudiante y dificultar o, hasta impedir, el aprendizaje.

        ¿Por qué existe tanta resistencia al juego en las clases, especialmente para adultos?

        Sinceramente, no lo entiendo. Hace más de 29 años que trabajo con adultos y comencé a incluir juegos a mediados de los años 80. Casi por casualidad en un principio. Poco a poco, fui comprobando la eficacia de su utilización en clase.

           Ahora no hay clase si no hay juegos.
  
                                                  Competencia positiva 
No importa la edad de nuestros estudiantes. Lo que importa es que
  • utilizamos ambos hemisferios cerebrales;
  • potenciamos la memoria brindando más formas de representación de la información  en el cerebro para luego reconstruirla  ayudamos a desarrollar diferentes inteligencias, sistemas de representación y la autoestima; 
  • enseñamos a ganar y perder;
  • practicamos las cuatro habilidades lingüísticas;
  • y creamos un clima altamente motivador, seguro y divertido  que genera el deseo de aprender a través de una competencia positiva.


 
   


Cuando jugamos: se destraban enigmas en el cerebro.

8 comentarios:

  1. María Inés sin dudas enseña teniendo en cuenta la importancia de la motivación de sus alumnos para usar el idioma. Por medio de juegos los estimula a utilizar el idioma de con una necesidad clara de comunicación. Al jugar los alumnos ponen su foco de atención en el juego y utilizan el idioma de modo más fluido y espontáneo. El componente motivacional del juego también es importante. ¡¡Tomar clases de idioma puede ser divertido!! Sobretodo con profes como María Inés que tiene todos estos aspectos en cuenta :-)
    Alejandra Alliende

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchísimas gracias, Alejandra! Sé que vos también usas juegos además de tus reconocidas narraciones. Es importantísimo encontrar recursos que favorezcan a la persona completa (y eso incluye ambos hemisferios cerebrales, ja, ja). Los recursos deben ser atrativos, motivadores, entretenidos y por qué no divertidos aunque el objetivo sea serio: que el estudiante aprenda y lo haga en el menor tiempo posible según sus puntos fuertes.

    ResponderEliminar
  3. Estoy completemente de acuerdo, María. Estudiar debe ser divertido. Si se convierte en "trabajo," muchos estudiantes van a salir corriendo. De mi punto de vista, la clave de aprender bien un idiomo es hacerlo sin darse cuenta que estás aprendiendo. Por eso, me gusta mucho aprender de las películas, la música, los juegos, etc. Paul

    ResponderEliminar
  4. Tal cual, Paul. Es importantísimo mantener la motivación para que, como vos decís, no salgan corriendo. Si logramos incorporar placer, se hace mucho más fácil. = )

    ResponderEliminar
  5. Piensa venderlo en Brasil? Por qué no contacta a SBS en Buenos Aires y enseguida la matriz en Brasil? Podría enviarme una muestra? en pdf, por ejemplo...
    Hay algo en el material especifico para EFE?

    ResponderEliminar
  6. Me encantaría. ¿Por qué no me escribe a mi mail? mibrumana@gmail.com

    ResponderEliminar
  7. Que los profesores tomemos conciencia de lo frustrantes que pueden ser a veces para los estudiantes ciertos métodos de aprendizaje me parece todo un acierto. La motivación, siempre esencial!!

    ResponderEliminar
  8. Tal cual, Rita. Si no logramos motivar a nuestros estudiantes, ayudarlos en el camino del aprendizaje, vamos por mal camino.

    ResponderEliminar